INICIO

SOLID (Signs Of LIfe Detector) es un instrumento basado en un microarray de anticuerpos, que ha sido diseñado y construido para la detección e identificación de microorganismos y compuestos bioquímicos mediante el análisis in situ de residuos sólidos (suelos, rocas de tierra o hielo) y muestras líquidas Parro et al., 2005 , 2008; 2011). Nuestro sistema incluye todos los mecanismos detectores, así como la electrónica necesaria para que funcione automáticamente y pueda recoger los resultados. La versión actual (SOLID 3.1) es un instrumento portátil probado en campo que puede realizar tanto ensayos de sándwich como inmunoensayos competitivos. SOLID3.1 puede detectar bacterias y compuestos de peso molecular grandes (sobre todo polímeros biológicos tales como proteínas, polisacáridos, ácidos nucleicos), así como compuestos de bajo peso molecular. El núcleo de SOLID es de un biosensor de microarrays de anticuerpos, llamado LDChip (Chip detector de Vida), capaz de albergar hasta 500 anticuerpos diferentes para detectar un número similar de partículas potenciales. La versión actual es LDChip451, que contiene más de 450 anticuerpos frente a cepas de bacterias y arqueas, extractos crudos poliméricos naturales, proteínas, polisacáridos, ácidos nucleicos, y pequeñas moléculas tales como aminoácidos, o hidrocarburos poliaromáticos.

Nuestra hipótesis se basa en la suposición de qué, en condiciones ambientales parecidas, los organismos responden y se adaptan con estrategias y mecanismos moleculares similares. Si conocemos y entendemos los entornos terrestres análogos a otros cuerpos planetarios, podemos caracterizar algunas de las formas de vida y restos que dejan en el medio, y podemos desarrollar sistemas para la detección de los mismos. De ese modo podríamos extrapolar esta metodología para la exploración planetaria.